domingo, 29 de noviembre de 2015

DE ESTRELLAS Y COLORES...


Que me perdonen los que son expertos en estas lides de la astronomía, seguramente al ser mis conocimientos sobre este tema muy escasos pudiera yo decir algo que no coincida exactamente, con la realidad. Hace tiempo edite un post que hablaba de una zona estelar también muy llamativa por sus formas y colores, fue en ese entonces que alguien, uno de ustedes, amablemente explico que los colores de estas imágenes del espacio, tan relindas y llamativas, no eran reales. Miren les diré que por ejemplo el satélite artificial Hubble, que en situación es un telescopio de aquí te espero, solo saca imágenes en blanco y negro, y les garantizo que de él han visto muchas instantáneas con un colorido increíble. La diferencia con este telescopio, el Spitzer, es que este sí saca imágenes con otras tonalidades, pero les aclaro. Todos ustedes saben que cualquiera que use una cámara puede optar por blanco y negro o color...Pues bien, este anteojo gigante deja la opción a los que lo manipulan, los astrónomos, de elegir una gama de colores y desechar otros. Por lo tanto los colores que vemos tal vez tengan una lejana similitud con los gases, el polvo, y todo aquello de lo que está compuesta el fenómeno fotografiado, pero real tampoco es. El Spitzer trabaja con infrarrojos que captan el color por debajo de la onda visible al ser humano. No los quiero liar más, pero el ojo humano no percibe todos los espectros de luz, lo que hace el infrarrojo es darle un tono a esos invisibles colores para que los captemos, entiendan que dicho infrarrojo puede darle diferentes tonalidades a la imagen. Algo así hace el Spitzer, y algo así es lo que vemos en estas imágenes tomadas por ese telescopio. Miren, ustedes saben que ya cualquiera tiene una cámara de mínimo 10 o 15 pixel con las que sacamos extraordinarias fotos, pues este bicho tiene un zoom que aumente 340 millones de píxeles, ya se pueden hacer una idea... La estrella gigante ZetaOphiuchi se deja querer fotográficamente envuelta en una nube de polvo donde los infrarrojos hacen maravillas con los colores, ayudando a nuestra imaginación que viaja veloz a 458 años luz, allá por la constelación de Ofiuco. Solo les digo que es unas 68 mil veces más brillante que nuestro amado sol. Las comparaciones de todas las cifras con esa estrella son tan ridículas que uno se siente poca cosa, miren si quieren que se les baje ese ego que tenemos todos los Seres Humanos alimentado por la idea de que somos el ombligo del universo, muévanse un poquito, nada más, por el espacio...a mí me lo baja al subsuelo.

La estrella gigante ZetaOphiuchi
La estrella gigante ZetaOphiuchi
La estrella gigante ZetaOphiuchi
La estrella gigante ZetaOphiuchi