lunes, 16 de noviembre de 2015

EL ARTE COMO EL VINO Y LAS BARRICAS¨¨¨¨CARL WARNER

EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG

Lo que el fotógrafo Carl Warner hace es innovador en cuanto a la forma pero no en cuanto al tema, por supuesto que tiene un mucho de singular como estilo personal, incluso de único, el arte es tan particular que hace única cada  obra, aunque sean del mismo artista, como el vino. Miren, recordé una experiencia de vida que tuve muchas veces con mi padre. Les dije alguna vez que dedicó buena parte de su existencia al mundo de las vides y su fruto, tenía un cierto don para sacar de la uva unos caldos exquisitos que le dieron merecida fama en nuestro entorno. Hace unos años las cosas no eran como ahora, las técnicas de maduración del vino eran más rusticas, y si me permiten más naturales, también más riesgosas para el viñatero. Ver en una bodega envases para el vino de acero, era casi surrealista. Lo normal era que las barricas de roble u otras maderas llenaran todos los rincones, descansaban sobre unas fuertes vigas, en el silencio y la penumbra de la bodega, lugar único que rezumaban olor a mosto y a madera bajo el sopor de los vahos a humedad… Se vendimiaba y se guardaba el vino en aquellas barricas, misma uva, mismo día, mismo todo. Al tiempo, cuando se terciaba la hora de catar aquellos caldos, después de su gestación básica de crianza, recuerdo a mi padre sacar vino de diferentes barricas y cada uno acariciaba de distinta manera el paladar y las fosas nasales, hasta el alma. Cada madera de cada barrica influía sobre el vino de manera particular, cada una permitiendo una evolución diferente a su contenido. Les juro que durante años aguardé aquel rito de mi padre, el de estrenar los vinos, como una cita ineludible y deseada… Distintos aromas, suavidad, densidad, y todo aquello lo lograba la madera de un árbol venido a tablones donde la vida parece haberse quedado escondida entre sus vetas. Si yo ahora les digo que cada artista crea una obra diferente, aun usando los mismos pinceles, la misma pintura, el mismo tema y modelo, y sin embargo el resultado es distinto cada vez, como las barricas y el vino, de estas lides aquel símil. Volviendo a la obra y el artista, hace siglos que se llevó al lienzo la comida para expresar a través del arte el simbolismo tan cotidiano y necesario que tienen los alimentos. Si observamos un poco por encima la historia, ya desde muy atrás vemos aquellos murales en los salones de los emperadores romanos, decorados con apetecibles viandas. Más tarde el renacimiento nos muestra un arte sacro en el que la comida empieza a hacer acto de presencia, y por otra parte se ven en las casas elegantes de la sociedad italiana cuadros con reminiscencias del ámbito alimenticio, banquetes y que sé yo… Después de esos tímidos inicios el vínculo entre el arte y la comida no ha hecho más que fortalecerse, cada época ha ido pariendo seres creativos cuyas cualidades artísticas para la pintura les permiten inventar, crear nuevas formas de plasmar ese básico sostén que nos procura la vida, la extensa y variada gama de alimentos. Lo cierto es que no podemos olvidar, la importante labor de socialización que el comer desempeña en nuestras vidas, en nuestra sociedad, por lo tanto que esta cuestión de motivos al arte no debería sorprendernos.


EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG

EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG
EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG
EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG
EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG
EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG
EL ARTE DE  CARL WARNER
http://goo.gl/t80zCG