lunes, 23 de noviembre de 2015

Eran nubes, parecían otra cosa...

DE ATARDECERES  EN LA COMARCA NORTE DE TENERIFE
Cerca de 40 conflictos abiertos en la actualidad por todo el mundo, algunos como el palestino-israelí, llevan en activo casi 70 años. Otros, como la guerra civil afgana algo menos, 37 primaveras en constante sinvivir bélico. Menos tiempo pero más muertes que nadie, la cantidad de víctimas mortales que ha dejado es como para detener el mundo, y el que no esté a gusto que aproveche y se baje, eso, o que dejen de una vez de tratar la vida como si fuera una pompa de jabón, 2 millones de muertos...Son dos ejemplos, pero ya les digo que hay muchos más en activo, situaciones de vida en constante terror que mantienen a un sinfín de personas sufriendo por un sinsentido. Miren que lo intento, pero no le encuentro coherencia a matar porque tu manera de pensar y la mía no coinciden... Yo es que soy muy caprichosa, y se me antoja que existe una verdad innegable, un paradigma que de momento no tiene fisura alguna, que "aquí no queda ni el gato de doña Lola", que todos podemos morir en el segundo que nos precede, que nos vamos desnudos como vinimos, en una mísera caja que envuelve la realidad de nuestras vidas, " que nos consideramos eternos, pero ni de carajo lo somos" , y de momento no ha habido ninguna excepción.  Tan difícil es entender eso, encima no solo desperdiciamos nuestra oportunidad de vida, que nos ganamos a pulso, como campeonas y campeones, en una carrera a vida o no vida, con millones de espermatozoides. Pues no solo malgastamos la nuestra, sino que nos vamos y aquí les quedan los conflictos, las guerras, ya bien montadito y más que justificado todo, para que continúen los que vienen atrás matándose irracionalmente, como marca la tradición. No sé por qué esto me suena tanto a las sombras en la pared de Platón, al mito de la caverna una vez más, y mira que ha pasado tiempo desde que se murió ese hombre. La sensación que tengo es de que este cuento está inventado hace mucho, van cambiando los personajes, pero el argumento, ya algo rancio, se repite, como el día de la marmota. Bueno, me pierdo en mi propia lucubración intentando entender al ser humano, no es fácil, pero en ello estamos. Lo que les quería decir es que convivimos tan cotidianamente con los conflictos bélicos internacionales, o de nuestro propio país, según quien lea, que a veces uno mira al cielo y lo que perfilan las nube es raro. Hace unos días esas formas armamentísticas en el cielo de mi horizonte, parecían reminiscencias, ecos de la rabia y el odio que desprende la muerte cuando llega de enfrentamientos humanos, en los que la mayoría no entiende ni por qué.
 Gracias por tu tiempo de vida. Un saludo ۰©۰ Mąríą  ơɗгíɠҽƶ  M.


DE ATARDECERES  EN LA COMARCA NORTE DE TENERIFE