domingo, 7 de febrero de 2016

De Ver y de Mirar... Almendros en flor en Santiago del Teide - Tenerife


Maravilloso contemplar esos campos engalanados de rosa y blanco . Llegó la floración de los almendros, y como cada año vuelve el cálido aliento de vida a darle color a las copas, cuando aún no han salido ni las hojas, solo las flores revientan por doquier de forma exuberante. Verán ustedes, llegado el mes de febrero un espectáculo espontáneo y sublime se abre paso en un entorno volcánico, por donde senderos de lava, que hace más de 100 años dejara fluir el volcán Chinyero, serpentean el valle. Llegados a este cíclico despertar de la floración mi querido amigo Enrique tomó su cámara y se fue a Santiago del Teide, a captar la esencia de lo bello, de lo fundamental. Se establece entonces un diálogo mudo entre el ser humano sintiente y la naturaleza salvaje, hay que ver y mirar, principal requisito este para tomar una fotografía y comunicar, trasmitir en una imagen algo más que un "copy pantalla" de lo real. Yo creo que es un buen camino ese de observar y percibir, ver y mirar nos permite fijarnos en aquello que de puro sencillo se mimetiza con el entorno, y nuestra mente acostumbrada a las prisas de esta vida ajetreada, actúa como un ojeador fugaz, y no vemos ya lo sencillo, casi aquello que, al final, es lo más espectacular. La divergencia que existe entre ver y mirar, es esencialmente una cualidad, que yo creo se cultiva, entendiendo por ver como la acción de valorar el todo general de las cosas, sin detalles, la cuestión apunta a una capacidad física concreta, solo lo que alcanza la vista, por así decirlo. Mirar, eso es harina de otro costal, es percibir detalles inadvertidos, situaciones, sensaciones que se esconden en cada matiz de lo que se ve. Es más algo mental, al mirar ejercitamos la voluntad, y lo hacemos sensatamente y a conciencia...  Decía que se cultiva, porque desde mi punto de vista claro, a nuestra voluntad la condiciona nuestra experiencia, que es la que va perfilando la idiosincrasia individual de cada uno, nuestro yo, cada día. A través de ese prisma miramos el mundo que nos rodea y es entonces que permitimos a nuestra voluntad que actúe. Se pueden imaginar todos los condicionantes que influyen, nuestro estado de ánimo, nuestra percepción personal, nuestra cultura, mil cosas... Lo que quiero decir es que todos vemos casi lo mismo, pero cada uno de nosotros puede mirar algo y distinguir detalles que otros seres humanos no alcanzan a determinar, por lo que fuera. Yo les comparto imágenes que cuando las miro conmueven mis adentros, y en ellas capto pinceladas de sensibilidad por todos lados, hoy son las de un amigo, que me las ha cedido amablemente cual si fueran tuyas, me dijo, otras veces son de personas que las comparten libremente para su uso, siempre agradecida, y cada vez más acompaño con instantáneas mías. Todas tienen algo en común, trasmiten no solo lo que a simple vista se distingue, sino también lo que al mirar con atención se siente.
... Gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez
Santiago del Teide Tenerife 
https://goo.gl/7HYY8f
Santiago del Teide Tenerife 
https://goo.gl/PiKfcy
Santiago del Teide Tenerife 
https://goo.gl/uesHuL
Santiago del Teide Tenerife 
https://goo.gl/IFAH6I