domingo, 6 de marzo de 2016

Canarias, tierra de microclimas... Tenerife - Desde el Teide al Puertito de Güímar



Me van a tachar de poco objetiva, y yo les aclaro que no soy poco, soy nada imparcial. Yo amo esta tierra como bebo los vientos por el resto del planeta, pero tener este espectáculo de luz, de color, de olor de sensaciones vamos, a unas dos horas de mi casa en auto, me hace tener debilidad por este presente que percibo, un poco más que por lugares maravillosos pero que no huelo o toco, que no experimento "in situ". Yo creo que todos ustedes me entenderán perfectamente, porque cada uno ama su tierra un poquito más aunque sea. Miren les contare las peripecias de un día de ocio que compartimos un grupo de amigos hace poquito, y que al hacer balance del día explica básicamente el clima de esta tierra. Aquí las estaciones no solo llegan, si quieres las puedes ir a buscar. 

Valle de Güímar y Arafo - Tenerife
Yo vivo en la zona norte de la isla, en un municipio llamado... miren mejor me lo guardo y un día se los presento como debe ser, ya verán que les va a gustar. Pues eso, cuando en esta latitud del planeta es invierno fuera de mi casa la temperatura oscila entre los 9 y 18 grados, incluso más o menos. El día que decidimos hacer la excursión la temperatura no pasaba de trece y llovía, hacia viento, la verdad que no estaba para salir a pasear en auto, ser de aquí nos decidió el seguir adelante, "un día cualquiera de otoño". Nuestro destino físico era el Teide, y nuestro fin general era pasarlo bien disfrutando de un día especialmente agradable, en compañía de personas queridas, en medio de un ambiente natural de belleza, que todas las veces se me redescubre extraordinaria. Pasada una hora y media, pónganle dos o algo más, la carretera de acceso a la cumbre y el clima que ese día acompañaba obligaban a ser prudentes, eso y que les aseguro que la prisa era poca. Sabíamos que los accesos al pico estaban cerrados, por cotas altas de nieve, así que sin prisas, a la buena del destino, con la sola intención de vivir la aventura estrenando cada momento, a las dos horas vimos la nieve. No accedimos a la gran masa nevada, para ello había que caminar 50 minutos bajo una lluvia débil pero persistente, y nosotros ni fuimos acondicionados para esa excursión, ni éramos todos adultos... Muchos otros si lo hicieron y millones de imágenes maravillosas nos avanzaron lo que pocos días después, al abrirse las carreteras, todos pudimos disfrutar. De momento en especie de islas de nieve que se repartían por la frontera de lo transitable, ese día sentimos el frio cortante de la nieve en las manos desnudas y hundimos los pies en el hielo crujiente, los niños hicieron un pequeño muñeco de nieve, "un día cualquiera de invierno"... Pensé, uno siempre decide, no lo externo sino uno, decidimos como nos tomamos las cosas, como las valoramos y lo que nos aportan según como lo hagamos... Cinco grados a dos horas de mi hogar, los niveles bajan según subimos...Dos horas más tarde bajábamos, el cielo se empezaba a despejar y el radiante sol empujaba los números del termómetro hacia arriba. Ya veíamos el mar, además de un espectáculo de verdes pinares, de cimas cubiertas de blanca nieve, increíble tanta belleza de verdad se lo digo. Nosotros más tarde bajaríamos a la mar pero de momento nos quedamos a medio camino, elegimos el parque recreativo Los Frailes en los altos de Arafo, sur de la isla. Personas queridas, diecinueve grados, sol, viento en calma, brisa intermitente ocasional y agradable, vistas espectaculares, merendero relindo perfectamente acondicionado, no hay palabras, si de lo que siente se tiene más no me preocupa el destino, "un día cualquiera de primavera". A media tarde, seguimos rumbo hacia la costa y llegamos al Puertito de Güímar, un enclave costero  muy lindo que cuenta con varias playas de arena negra, veintidós grados, los niños se bañaron, no les digo más, "un día cualquiera de verano"... Mi conclusión, el día fue espectacular y la naturaleza del planeta es grandiosa, tanto la física como la cíclica. Compartiendo un poquito más esta increíble tierra canaria. Un abrazo y buena semana.

...gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez
Desde la zona recreativa Los Frailes se otea el valle de Güímar y Arafo - Tenerife
Desde la zona recreativa Los Frailes se otea el valle de Güímar y Arafo - Tenerife
Desde la zona recreativa Los Frailes se otea el valle de Güímar y Arafo - Tenerife
Desde la zona recreativa Los Frailes se otea el valle de Güímar y Arafo -Tenerife
En la nieve El Teide -Tenerife