miércoles, 30 de marzo de 2016

De castillos y de amantes. Chenonceau, Francia


De aquel castillo que se construyó en el 1300 poco o nada queda, sobre todo porque fue prácticamente destruido por orden de alguien que mandaba mucho... Curiosamente la misma persona que años más tarde diera permiso para su reconstrucción, que cosas más raras hace el ser humano. La verdad es que Francia posee lugares muy lindos y este lo corrobora, esas vistas sobre el río Cher, le dan un encanto especial y lo enmarcan en un entorno sosegado y hermoso. Se conoce por el "Castillo de las Damas", pues al parecer siempre se vinculó a estas la protección y administración de la fortaleza. Esto lo caracterizó durante toda la historia como lugar especialmente protegido, y al margen de guerras y desencuentros. Miren, la historia encierra los amoríos ilícitos de una mujer y un hombre, el sería rey algún día y ella llego a duquesa. El castillo fue un regalo con el que un día la agasajo su amante, al final el murió, y ella perdió el castillo, es lo que tiene ser amante, pero no crean, poco después recuperó la muchacha su fortín. Ella, Diana de Poitiers, y otras mujeres de la corte, imprimieron una belleza, una marca femenina, que siempre ha estado omnipresente en el lugar, por dentro y por fuera. 
...gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez