lunes, 14 de marzo de 2016

El Cerro del Tepozteco y su entorno... Mágico lugar al sur de México



Lo cierto es que uno nunca deja de sorprenderse con este planeta. Hace unos días llegó de México un amigo, ha estado trabajando en Puebla durante ocho meses, él se mueve en el mundo de la tecnología y es como aquí decimos, un culo inquieto. Yo sabía que estaba en el país de los aztecas porque de vez en cuando mantenemos el contacto, y de alguna manera esperaba encontrarme con él a su regreso, mi amigo es de esas personas que valoran cada segundo de vida, cual si fuera el último. Sabía de seguro que traería alguna historia que contar, cosas nuevas que habría visto, porque él no es de estar parado, él es de indagar, de descubrir, es mucho de observar, de mirar los detalles pequeños, los importantes quiero decir.


 Me contó de un altozano que está entre Puebla y Ciudad de México, el Cerro del Tepozteco, les juro que cuando me nombró el lugar un brillo especial ilumino sus ojos. Ya me imaginé desde el primer momento que aquel sitio era especial, de categoría sensitiva más que nada, como digo yo. Tepoztlán es un lugar mágico al que rodea la naturaleza salvaje de unos valles bellísimos, al sur de México. Mi amigo un día cogió los enseres necesarios y se fue a visitar el entorno, y parece que lo cautivó para siempre, descubrió al otro yo que todos tenemos dentro, es decir se encontró consigo mismo. A mí su historia me cautivó, es que él es muy elocuente y explícito, cuenta las cosas y parece que te llega hasta el olor, me hablo de tesoros, de sabiduría, de rica historia que aún se respira latente, de encuentro de culturas, y lo más importante me hablo de personas sencillas que se abren al viajero que visita aquellas tierras... Mi amigo me emocionó, y yo me quedé pegada a mi ordenador y le pedí al señor Google me mostrara más de aquello, y vi el lugar, y es verdad que tiene magia, reminiscencias de vidas pasadas que cautivan. El Cerro del Tepozteco, desde donde se puede ver el pueblo y todo el valle, nos muestra en su cima una pirámide que te trasporta a épocas pasadas, allí un pequeño santuario venera al dios Tepoztecatl, todo lleno de riquezas prehispánicas, que maravilla. Les aseguro que me quedo con todo, el lugar, el clima, la historia, sus gentes, que importante sus gentes... Busque imágenes que poder compartir, y mirar ese entorno me trasmite sosiego, puede ser porque la naturaleza me gana siempre por la mano, o también puede ser porque ese lugar atrapa. 

.... gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez