domingo, 6 de marzo de 2016

El recuerdo, a veces no alcanza, pero nos mantiene vivos. Rafael Fernando Navarro


Reminiscencias de un recuerdo que siempre estará vivo, porque quedó el legado de sus palabras plasmado en muchos documentos publicados en Internet, porque el eco de sus frases encadenadas para crear arte escrito, resonará siempre en las mentes de los que lo hemos leído.

Caminos en el cielo y en el suelo, que llevan donde el viento da la vuelta...

 
Yo creo que de Rafael, me gustaron sus palabras juntadas desde la primera estrofa que le leí. Me pareció ya entonces una escritura testimonial, que plasmaba en sus textos la frescura de lo auténtico, metaforizando cabalgaba campos sembrados de pasión, de millones de sentires básicos de los seres humanos... A mí me deslumbró el realismo solapado con los ambages de la metáfora, y es que él era poeta del símil. Miren no es la persona, todos cometemos errores, todos nos equivocamos, todos fallamos, todos tenemos nuestra propia opinión de las cosas que quizá no coincida con la de los demás, simple naturaleza humana, yo no hablo de eso. Estas palabras son para hacerle mi pequeño homenaje a un Amigo, al ser humano, persona, escritor, poeta... A Rafael Navarro, y no para juzgarlo, que va, más bien para agradecerle lo que me compartió. "La muerte es la amante que espera siempre tu regreso", fueron sus palabras, hace unos días la muerte colmo su espera y reclamó la vuelta de Fernando, y ahí se quedará en los brazos de esa amante recelosa, que nos privará ya para la eternidad de su talentosa creatividad, nos queda lo ya inventado lo que ya creó... El destino de Rafael ha elegido otro camino, y como dice Camila en una de sus canciones, el recuerdo no alcanza pero nos mantienen vivos. Me despido del ser humano empírico, con el poeta siempre quedo donde empecé, allí donde el viento da la vuelta...      


  
                                                                            ...gracias por tu tiempo de vida...
                                                                                       María Rodríguez                                            

APRENDIENDO........

Alguien me dijo que un río se hace poco a poco.
Gota a gota,
agua más agua en manojos,
en ramos pequeños de rocío.
Abriéndose camino
entre las caderas de la tierra
hasta el vientre del mar.
Alguien me dijo que lo humano nunca llega a ser humano,
que somos un disfraz de minutos
abrochado lentamente
al quehacer de cada día.
Que buscamos el amor
como definición suprema.
Pero que el amor es una etiqueta elegante
que envuelve la ignorancia de lo que somos.
Cuando decimos amor
hay un fondo de sangre erecta
y una vagina disconforme con su soledad.
Que somos una colección de neuronas
con estímulos eléctricos, químicos.
Enchufes somos
manejados desde una central
no sé dónde radicada.
Sinapsis, dicen, cuando se rozan tu piel y mi piel,
tus labios y mis labios,
mi sexo con tu sexo.
Yo desprecio la ciencia
cuando estoy frente a ti,
cuando tengo tu cuerpo cubriendo mi cuerpo
cuando se llena tu boca
de la locura más hermosa
y tomo conciencia
de que bebo el zumo sabroso
del manantial limpio de tu vida.
Prohíbo a la ciencia que se acerque
a tu piel y mi piel para explicarme
la composición de las células enamoradas.
Que nadie me despierte de este sueño,
con la luna latiendo entre las sábanas
y una noche dormida en nuestra almohada.

Rafael Fernando Navarro