domingo, 20 de marzo de 2016

Lafoten un lugar lleno magia


 Existen mil lugares bellísimos que alimentan nuestros sueños de viajar, muchísimos rinconcitos que serían el deleite de cualquier ser humano sintiente. Hoy por casualidad ojeando mi Facebook me encontré con este lugar, está en Noruega, en Europa, las islas Lafoten. Miren por donde quiera que miren no hay más que parajes ensoñadores, así sea en invierno como en el interminable verano en los que el astro rey no llega nunca a ponerse. Los que allí han estado dicen que Lorenzo ilumina siempre, y aunque sea suavemente, cuando se supone que es de noche, con esa mágica luz, no lo es.

 Ese surrealismo lumínico dura unos dos meses, en ellos las noches blancas adoptan varios colores, estos reflejan las sombras perfectamente visibles de los picachos nevados. Los picachos así como el cielo se tornan de muchos colores, amarillos, anaranjados, purpuras... un abanico de tonalidades que invitan a no abandonarse en los brazos de Morfeo, sino que por el contrario embelesan al visitante y lo mantienen en vigilia disfrutando del espectáculo en la noche "diurna". Luego llega octubre y hasta marzo, la noche es sempiterna, y la oscuridad invita a los efectos ópticos donde como espectros en la noche, abundan espejismos de arrecifes y hasta de barcos, que acaban siendo nada un efecto de la interminable cerrazón. Fata Morgana , un efecto ilusorio de espejismo, donde no se sabe en qué momento termina lo real y principia lo mágico. Lo dicho un lugar lleno de belleza y envuelto en magia.

... gracias por tu tiempo de vida ...
María Rodríguez