miércoles, 30 de marzo de 2016

Pinturas y pintores...Bouguereau




Cada poco vuelvo a este hombre, y no porque fuera uno de los más grandes pintores del mundo en su época, que lo era, no más es porque a mí, a María, persona modesta y con unos conocimientos bastante mundanos del arte me encanta. Supongo que el artista maneja unos sentimientos cuando pinta sus cuadros y una vez finaliza la obra, el cuadro toma vida propia y a cada ser humano que lo observa le puede trasmitir algo diferente, cada cual luego maneja sus propios sentimientos con el fruto de su pincel..

La belleza es la capacidad que tiene algo o alguien para agradar a nuestros sentidos, y yo incluso pienso, que también debe seducir a nuestro espíritu, hechizar nuestra percepción cuando interactuamos con el trabajo terminado. Dicen que la hermosura en el arte tiene que ver con la perfecta armonía de siluetas, que lo que exprese impacte, que contenga la experiencia que la historia de cada disciplina avala, que su simbología sea viable al entendimiento...Yo me pierdo con tanto detalle, creo que es más prudente dejar esa parte a los expertos, a los marchantes de arte y a otros entendidos en la materia, cada uno en su campo merece respeto, el que otorga el sacrificio realizado para llegar a ser ducho en cualquier materia. Yo bajo varios escalones y miro un cuadro desde el simple placer de abstraerme en algo que me gusta, por el más puro disfrute de esa básica necesidad humana de sentir agrado, alegría, complacencia... Yo contemplo una pintura y organizo una película en mi cabeza, en ella desarrollo la historia que evoca el cuadro, sin más. Observo el motivo, la trama, la línea con que ha sido perfilada la inspiración, de manera muy personal busco la creatividad que el autor aplica a su obra, la clase, el buen gusto con que cuida los detalles...Los colores y sus infinitos tonos, en ellos recreo la mirada buscando a veces la luz, otras las sombras... No estoy puesta en las técnicas pero si veo una acuarela, por ejemplo, lo sé, trazos frescos y nitidez en los colores, realizados estos con naturalidad, como algo pensado pero espontaneo. Nunca me fijo en su posible valor económico, no me ha dado por ahí, quizá porque no lo imagino en mi hogar, ni en ningún otro lado, lo veo allí donde esta y solo me entretengo en su disfrute. En definitiva yo creo que esto del arte da para mucho, y muy diferente, tanto en la variedad de obras, como en la diferencia de opiniones sobre las mismas.
...gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez