martes, 31 de mayo de 2016

No más números de circo con elefantes


Los shows con elefantes, donde los enormes paquidermos ejecutan difíciles artimañas de equilibrismo, son parte de la tradición. Lo cual no quiere decir que esté bien, que haya sido práctica habitual no avala nada. Dicen que la gente se ha cansado de ver espectáculos en los que se explota a los elefantes. Que rechinan en los oídos de los que ven los abusos, las críticas que durante años han venido exponiendo las protectoras de animales. Yo no sé bien qué pensar, máxime cuando el propietario del circo, Alana Feld, ha hecho unas declaraciones en las que parece que no ha roto un plato. Lo cierto es que eliminan de sus números circenses las actuaciones de estos extraordinarios animales. Han decidido que les van a perdonar la vida, y para garantizar su pervivencia los ingresan en el Centro para la Conservación de Elefantes en Florida. Dicho centro es un lugar de retiro para estos animales, como un "Jurassic Park" pero con final menos dramático. Allí vivirán el resto de sus días, los que trabajaron en los espectáculos de este circo desde hace 20 años. Yo no sé si darles las gracias, o enfadarme muchísimo por haber tardado tanto en tomar esta iniciativa. 
No obstante esta iniciativa no es ni mucho menos la primera. En el 2015 entró en vigor una ley en México, que prohíbe la explotación de animales en los espectáculos circenses. Con la medida, México se une a países como Colombia, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay que han adoptado la medida. Ya sé que estarán pensando en lo difícil de imaginar un circo sin animales, pero es hora de evolucionar, me parece a mí. Ya es el momento de resolver del mismo modo que desde hace tiempo se resolvió, aboliendo otras tradiciones que no respetaban la vida, fuera de un ser humano o de un animal.

...gracias por tu tiempo de vida...
María Rodríguez