lunes, 3 de octubre de 2016

De mares en la nubes. Tenerife - El Teide


Lo cierto es que nunca imagine ver olas en el cielo... Subestimo a veces, el maravilloso don artístico que tiene la madre naturaleza, este planeta en si. Desde luego ese tono rosado que le da Lorenzo, no lo tienen las crestas de las olas marinas. Para eso, para recibir ese efecto más que mojar, hay que volar. Tenerife, fantástico atardecer en las alturas, fantástico mar de nubes que dibuja olas y mares con la bruma. Miren, estaba preciosa la tarde, delante de mis ojos una alfombra de mullido algodón, comprendía el infinito. Lo veía tan cerca bajo mis pies, que desee estar entre aquellas nubes, y de repente, ellas vinieron a mí. Me envolvió un aliento frío, y ya no alcanzaba a ver más allá de mi vera. Fue mágico el momento, porque vivida la experiencia, volvieron a su altura... De nuevo nítido el cielo sobre aquel mar de espuma, nos regaló la vida bellos momentos del ocaso, más por lo que agradecer estar viva.... Buena semana para todas y todos.

...gracias por estar, por tu tiempo...
María Rodríguez